Las Mascarillas Faciales nutren & Cuidan tu Piel

Las Mascarillas Faciales nutren & Cuidan tu Piel

Natural, saludable y hermosa, restaura el resplandor de tu pie!

Disfruta la salud de tu piel, cuidándola con limpiezas profundas y nutrición en 1 sólo paso.

Las mascarillas, regresan fuerte con la tendencia de los productos naturales, para el cuidado de la piel, ofreciéndonos múltiples alternativas de acuerdo a los resultados que deseamos obtener.

Aprovecha sus beneficios: limpia, hidrata, nutre, relaja y reafirma la piel.

  • Preparan la piel para nutrirse: Las mascarillas forman sobre la piel una capa aislante, este efecto va acompañado de una vasodilatación, un aumento de la temperatura local y un incremento de la hidratación de la capa córnea. De esta forma, la epidermis está preparada para absorber de forma óptima los nutrientes que se le aportan.

 

  • Limpian la piel: al aumentar la temperatura también se acrecienta la sudoración, por lo que la secreción sebácea, descongestiona el poro. De este modo, se desprenden sus impurezas, que son absorbidas por la propia mascarilla.

 

  • Tienen un efecto revitalizador: La piel sana tiene un tono luminoso, se nota tersa y suave. Cuando está sin brillo, pálida o arrugada es porque experimenta algún tipo de desequilibrio y un envejecimiento prematuro a causa de los malos hábitos, la exposición a los contaminantes ambientales o el estrés.

    Estos síntomas se deben al deterioro de las principales funciones de la piel, como es el crecimiento de células nuevas o la producción de elastina y colágeno.​ Las mascarillas aportan antioxidantes para reparar y rejuvenecer el tejido dañado y mejorar el flujo sanguíneo, proporcionan humedad y nutrientes para reponer las capas dañadas.

 

Cómo y cuándo aplicarse una mascarilla

Las mascarillas limpian en profundidad y aportan nutrientes a las capas más profundas de la piel, a fin de conseguir un rostro limpio, fresco y relajado, pero hay que elegir la más adecuada para nuestro tipo de piel y aplicarlas bien.

La frecuencia de aplicación dependerá del tipo de mascarilla que elijas y de tu tipo de piel.

Mascarillas hidratantes. Mantiene la piel flexible, hidratada y radiante, deben tener ingredientes ricos en antioxidantes y ácidos grasos.

Su función es aportar agua. Además, la piel queda suave y con un tono más luminoso. Alisan y rellenan las arrugas dejando la piel rejuvenecida. Se pueden aplicar dos veces por semana en pieles secas y maduras, o bien una vez por semana en pieles jóvenes y mixtas.

Nuestra Mascarilla Hidratante, está elaborada con aceites ricos en ácidos grasos esenciales monoinsaturados, como lo son el aceite de Aguacate y Linaza, que contienen vitaminas A, E y algunas del grupo B, que contribuyen a eliminar las arrugas y mantener la piel hidratada.

Le complementamos el efecto hidratante y micro exfoliante con las arcillas rosada y blanca, para darle además suavidad y sedosidad a la piel, evitando que sufra resequedad y descamación.

Los aceites esenciales que le incluimos son el Palmarosa, que ayuda en la generación de colágeno y elasticidad, además de su importante aporte hidratante, y el aceite de Lavanda que hace su función regeneradora, cicatrizante, calmante, anti inflamatoria y revitalizante.

Evita la progresiva deshidratación y la perdida de elasticidad y brillo, manteniéndola sana y luminosa.

Restaura la piel aportando más protección y nutrientes.

 

  • Mascarillas purificantes. Limpian en profundidad el exceso de grasa acumulado en los poros y las impurezas que apagan el tono de la piel e impiden la penetración de otros tratamientos. Se conocen también como desincrustantes y su componente principal es la arcilla. Son muy recomendables en pieles grasas y mixtas, con una frecuencia de una o dos veces a la semana. Los resultados son espectaculares. También resultan útiles cuando la piel tiene un aspecto áspero y apagado.

Si tu piel es mixta a grasa, te recomendamos nuestra Mascarilla Nutritiva, logras un efecto astringente, exfoliante, suavizante gracias a la arcilla blanca o caolín que absorbe las impurezas más incrustadas en los poros y además ejerce un efecto astringente, por lo que disminuye la secreción grasa.

La cúrcuma se encarga de desinflamar y aportar antioxidantes, además le da un efecto liso y un tono uniforme a la piel.

Para complementar sus nutrientes le adicionamos el aceite esencial de zanahoria, es rico sobre todo en carotenos, precursores de la vitamina A. Se indica especialmente en personas con problemas dermatológicos.

Tu piel luce sin el exceso de grasa, con un tono luminoso y saludable.

 

Para aplicarlas, los pasos son muy sencillos, sólo tienes que lavar tu rostro, y una vez limpio y seco, aplicar la mascarilla dejándola por 20 minutos, luego la enjuagas con agua, haciendo un suave masaje para aprovechar su fina textura y retirar las células muertas de la piel.

Las mascarillas faciales son auténticos cócteles de vitaminas para la piel, en especial para limpiarla en profundidad y nutrirla.

Benefíciate del efecto de las arcillas y los extractos naturales para mantener tu piel vital y saludable, hazlo parte de tu cuidado personal, los resultados son maravillosos, el mimo y el fomento de amor propio en estas atenciones son fundamentales para sentirnos mejor cada día.

Regresar al blog